Get Social With Us

En julio siempre suena jazz

Los festivales de Getxo, Vitoria y San Sebastián proponen una selección de grandes nombres junto a valores jóvenes y un paseo por otros géneros

 

Un día de estos entraremos en la Wikipedia, teclearemos en el buscador la palabra ‘verano’ y leeremos: “Estación del año en el que jazz inunda las noches de Euskadi”. Comienza julio y el jazz regresa de nuevo al País Vasco, fiel a su cita con los aficionados a esta música libre y mestiza que no entiende de fronteras, ni físicas ni temporales, que se apoya en el pasado para buscar un futuro y que, una y otra vez, nos demuestra que acercarse sin prejuicios a lo ajeno y empaparse de lo diferente es la mejor forma de evolucionar. Una música permeable que dialoga con todo el que quiera acercarse a ella, a pesar de que su idioma está compuesto por sólo siete notas. No son muchas y se repiten, pero se prestan a tantas variaciones y combinaciones como los programas que un año más ofrecen los festivales de Getxo, Vitoria y San Sebastián.
 

No importa que algunos de los artistas que anuncian los carteles hayan acudido en ediciones recientes, porque en el jazz, donde la improvisación juega un papel fundamental, la misma canción nunca suena igual. Además, los organizadores siempre se las arreglan para sorprender con las actuaciones de jóvenes promesas que no tardarán en dar el salto a la primera línea (Charenée Wade, Camila Meza, Fred Nardin, Curtis Stigers) y propuestas imposibles de ver por estos pagos si no es en el marco de estos certámenes, como la colaboración entre el cuarteto del baterista Billy Hart y el saxofonista Joshua Redman en Getxo; la conexión entre el ritmo de Perico Sambeat y la Orquesta de Cámara de Vitoria; y ver a Cécile McLorin Salvant cantando junto al trío de Aaron Diehl, o a Gregory Porter rindiendo tributo al cancionero de Nat King Cole secundado por una orquesta sinfónica en San Sebastián.

 

Primará el jazz, por supuesto, aunque como suele ser habitual a la fiesta también se sumarán otros estilos. El festival alavés dará comienzo a su 42 edición con el tradicional concierto de gospel, que en esta ocasión correrá a cargo de Leanne Faine & Favor, formación de Chicago que lleva más de treinta años difundiendo su amor a Dios a través de los cánticos espirituales. También reserva un hueco al folk-pop de Carla Bruni y, sobre todo, a la música funk de los setenta. Mendizorrotza se transformará en una pista de baile con bolas de espejos gracias a los conciertos de Kool & The Gang, Brooklyn Funk Essentials y unos renovados Earth, Wind & Fire liderados por el guitarrista Al McKay. Por su parte, el Jazzaldia donostiarra mantiene el espíritu ecléctico incluyendo en su programación el tropicalismo de Caetano Veloso, la salsa de Rubén Blades, el pop de Mikel Erentxun, Anna Calvi y el reggae de dos leyendas de la música jamaicana, Denis Alcapone y Dawn Penn. Hay mucho donde elegir. Más de un centenar de conciertos entre los que ‘Territorios’ selecciona seis citas imprescindibles para los aficionados al género. Que suene la música.
 
 

42 Festival Internacional de Jazz de Getxo

Del 4 al 8 de julio. www.getxo.eus
 


 

Billy Hart Quartet & Joshua Redman. 6 de julio. Plaza Biotz Alai. 21:00 h
 

En el currículo de Billy Hart se resume la mejor música negra del último medio siglo. El percusionista de Washington comenzó en los años 60 poniendo sus baquetas al servicio de leyendas del soul como Otis Redding y Sam & Dave. Desde entonces ha tocado y grabado con los más grandes del jazz, de Miles Davis a Herbie Hancock pasando por Wes Montgomery, Wayne Shorter, Stan Getz, McCoy Tyner, Pharoah Sanders… Y no seguimos porque la lista es interminable. Su estilo parte del post-bop para adentrarse en la búsqueda de nuevas texturas y colores.
 

En Getxo actuará al frente de un cuarteto que completan el pianista Ethan Iverson (The Bad Plus), el saxofonista Mark Turner y el bajista Ben Street. La banda contará con un invitado muy especial, Joshua Redman, uno de los mejores saxofonistas del jazz contemporáneo. En junio tocaron juntos durante una semana entera en el mítico club Village Vanguard de Nueva York y según las crónicas los aplausos todavía resuenan. Redman se deshace en elogios hacia Hart: “Es uno de los mejores bateristas de todos los tiempos. Tocar con él es absolutamente inspirador”.
 


 

Michel Camilo & Tomatito. 8 de julio. Plaza Biotz Alai. 21:00 h
 

El pianista dominicano y el guitarrista almeriense forman un matrimonio musical bien avenido. Su relación comenzó en 1997, cuando actuaron juntos por primera vez. Les presentó Juan Carmona, de Ketama. Entonces no pensaban aún en hacer ningún disco, pero la conexión sobre el escenario fue tal que tres años después se metieron en el estudio para grabar ‘Spain’. Y se llevaron el Grammy al Mejor Disco de Jazz Latino. Repitieron con ‘Spain Again’ (2006) y una década después pusieron fin a la trilogía con ‘Spain Forever’ (2016), un álbum hermosísimo, más romántico que los anteriores, en el que recrean clásicos de la música brasileña y temas de Astor Piazzolla, Charlie Haden, Erik Satie, Chick Corea, Django Reinhardt y Ennio Morricone.
 

En su anterior visita al festival getxotarra, Michel Camilo confesó a este periódico que el secreto de su compenetración reside “en darnos tiempo de descanso para que el proyecto no se queme. Tomatito vuelve a su mundo flamenco, a su tradición, y allí se hace un músico más sabio, más fuerte. Lo mismo me pasa a mí, vuelvo al jazz latino y absorbo cosas nuevas. Ambos seguimos aprendiendo por nuestra cuenta. Pero cuando subimos al escenario todavía somos capaces de sorprendernos con nuevas ideas, nuevos palos, nuevos ritmos. Al principio no les gustábamos a los puristas, pero luego nos tuvieron que dar la razón”.
 


 
 

42 Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz

Del 17 al 21 de julio. www.jazzvitoria.com
 


 

Hudson. 18 de julio. Polideportivo de Mendizorrotza. 21:00 h
 

Con la mayoría de las ‘superbandas’ sucede que el resultado suele ser inferior a la suma de las partes. No es el caso de Hudson, grupo formado por cuatro luminarias del jazz actual: Jack DeJohnette (batería), John Scofield (guitarra), John Medeski (teclados) y Larry Grenadier (en Vitoria le sustituirá Scott Colley al bajo). Toman su nombre del valle del estado de Nueva York por el que discurre el río Hudson. Con este proyecto, que nació para celebrar el 75 cumpleaños de DeJohnette, rinden homenaje a su amor por el rock de los sesenta creado en el área de Woodstock, donde viven todos ellos.
 

El año pasado publicaron un estupendo álbum homónimo en el que combinan composiciones propias con clásicos de Bob Dylan, The Band, Joni Mitchell y Jimi Hendrix. Al escuchar el disco se nota que se lo están pasando bien. Suenan relajados y los instrumentos dialogan con fluidez. A veces recuerdan al Miles Davis eléctrico de comienzos de los setenta. A la hora de abordar las versiones, contaba Medeski en una entrevista, “el objetivo era crear algo diferente sin que sonara a ‘muzak’. Intentar un nuevo acercamiento rítmico o, simplemente, darle la vuelta al original respetando su espíritu. Al fin y al cabo, en la historia del jazz hay una larga tradición de tocar versiones instrumentales de canciones populares”.
 


 

Cory Henry & The Funk Apostles. 20 de julio. Polideportivo de Mendizorrotza. 21:00 h
 

Con solo seis años debutó en el legendario Teatro Apolo. Y antes de cumplir los veinte ya estaba girando con la banda de Kenny Garrett. Ha tocado con The Roots, Erykah Badu, Bruce Springsteen y fue miembro de Snarky Puppy, colectivo de jazz-funk experimental ganador de dos premios Grammy. Virtuoso del órgano Hammond B-3, Cory Henry fue un niño prodigio que creció en el mundo del gospel cantando y tocando en las iglesias. En su música recoge el legado del jazz de Oscar Peterson, Herbie Hancock, Jimmy Smith, y del soul de Stevie Wonder, Billy Preston y Marvin Gaye.
 

Ha lanzado tres discos en solitario, entre los que destaca ‘The Revival’ (2016), un magnífico álbum de gospel grabado en directo en una iglesia de su Brooklyn natal. En Vitoria presentará las canciones del inminente ‘Art of Love’ (2018), su primer disco junto a The Funk Apostles. Henry apunta alto. Y tiene talento de sobra para conseguirlo: “Quiero hacer canciones que realmente signifiquen algo. Creo que los 60 y 70 fueron los años dorados de la música. Me inspiran artistas como Curtis Mayfield y Stevie Wonder, que cantaban de una manera creativa sobre lo que sucedía a su alrededor. Usaban la música para llegar al corazón de la gente y hacer de este mundo un lugar mejor. Eso es lo que quiero hacer”.
 


 
 

53 Heineken Jazzaldia

Del 25 al 29 de julio. www.heinekenjazzaldia.eus
 

 
 

Brad Mehldau Trio. 27 de julio. Auditorio del Kursaal. 18:00 h
 

Brad Mehldau (Florida, 1970) es el mejor pianista de su generación. Habitual del certamen donostiarra, pocos músicos de jazz han reunido en los últimos años una obra más apasionante e innovadora, a su vez respetuosa y deudora con la tradición. Tras foguearse en el cuarteto de Joshua Redman, en 1994 formó su propio trío, que completan el contrabajista Larry Grenadier y el baterista Jeff Ballard. Excelente compositor de profundo lirismo, una de sus señas de identidad es esa mano izquierda prodigiosa que no se limita a tocar los clásicos bloques de acordes para servir de mero acompañamiento a la derecha, sino que realiza melodías independientes.
 

Como todos los grandes del jazz, es un músico prolífico. A pesar de su juventud ya puede presumir de un corpus artístico más que notable. Lidera el mejor trío de piano del jazz contemporáneo. Este año ha publicado dos álbumes: ‘After Bach’, en solitario, en el que combina interpretaciones de ‘El clave bien temperado’ con temas propios inspirados en la obra del compositor germano, y ‘Seymour Reads the Constitution!’, junto a su trío, un trabajo que si bien no depara grandes sorpresas mantiene el listón alto y que, como suele ser habitual en él, incluye versiones de clásicos del pop. En esta ocasión, ‘Friends’ de los Beach Boys, y ‘Great Day’ de Paul McCartney.
 
 

 

Cécile McLorin Salvant & Aaron Diehl Trio. 27 de julio. Plaza de la Trinidad. 22:30 h
 

Si exceptuamos a Kamasi Washington, no hay otro artista cuya irrupción haya causado tanto revuelo en el mundo del jazz en los últimos años. Desde que en 2010 ganó el Premio Internacional de Jazz Thelonious Monk –con un jurado compuesto nada menos que por Dee Dee Bridgewater, Dianne Reeves, Kurt Elling y Al Jarreau–, Cécile McLorin Salvant no ha dejado de recibir halagos de crítica y público. Y bien merecidos. Tanto en sus grabaciones como en el escenario demuestra un empaque impropio de su juventud. Su voz es una enciclopedia por la que se cuelan Bessie Smith, Billie Holiday y Carmen McRae.
 

En 2016, ganó el Grammy al Mejor Disco Vocal de Jazz con ‘For One to Love’, galardón que repitió este año con ‘Dreams & Daggers’. En ambos trabajos contó con la participación del pianista Aaron Diehl, otro joven prodigio (sólo tiene 32 años) que acompañará a la cantante de Miami en el concierto que ofrecerán en la Plaza de la Trinidad. Estudió en la Juilliard School, donde tuvo como profesores a Kenny Barron y Eric Reed. En su estilo se percibe la influencia de Oscar Peterson y Art Tatum, pero Diehl es mucho más que un tradicionalista en la línea de Wynton Marsalis, con quien ha girado por Europa. Es un músico versátil que borda con la misma maestría tanto las rapsodias de Gerswhin como el repertorio de Philip Glass. Una oportunidad estupenda para adivinar por donde pueden discurrir los derroteros del jazz en los próximos años.
 


 

Artículo publicado el 30 de junio de 2018 en el periódico EL CORREO
 

No hay Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.